15
Abr
10

Twitter: mensajes digitales de Libertad en tiempo real

“Queremos un Kirguizistán libre. (El presidente Kurmanbek) Bakíev y sus cobardes no tienen nada que hacer frente a la voluntad del pueblo”, rezaba el mensaje colgado en su twitter por la líder opositora kirguís, Rosa Otunbáyeva, en medio de los disturbios antigubernamentales del 7 de abril en la capital, Biskek.

Otunbáyeva, que protagonizó en marzo de 2005 la incruenta Revolución de los Tulipanes, contaba en esta ocasión con un método mucho más rápido e incontrolable para las fuerzas de seguridad estatales que los ya tradicionales mensajes de texto o los correos electrónicos.

“Bakíev, deja de disparar contra tu pueblo. Nadie te lo perdonará”, señalaba dos horas después el twitter de Otunbáyeva, en relación con los violentos choques entre la policía y los opositores frente a la sede del Gobierno.

Sin necesidad de intervenciones televisivas ni ruedas de prensa, Otunbáyeva denunció al mundo la represión violenta de los manifestantes ordenada por el hermano de Bakíev, Zhanishbek, jefe del Servicio de Protección Estatal.

En menos de 48 horas, los mensajes telegráficos en ruso e inglés de Otunbáyeva lograron primero aglutinar el descontento contra el régimen, después movilizar a los opositores en Biskek, denunciar la violencia policial y, finalmente, derrocar a Bakíev, que huyó al sur del país.

“(El primer ministro, Daniar) Usénov ha firmado la renuncia del Gobierno. El presidente se encuentra en paradero desconocido. El poder está en manos del Gobierno de confianza popular”, sentenciaba en twitter siete horas más tarde.

Cualquier interesado podía seguir desde su casa la revolución relámpago kirguís en tiempo real, echando una ojeada a la página de twitter de Otunbáyeva (twitter.com/otunbayeva), jefa del Gobierno provisional creado por la oposición.

Otunbáyeva, ahora máxima líder del país, sigue utilizando twitter para informar sobre la situación de la seguridad, sus contactos con dirigentes extranjeros o su homenaje a los que murieron “en defensa de la libertad”.

La palabra clave en los twitter que se intercambiaban los participantes en la revolución kirguís era “freekg” (abreviatura de libre Kirguizistán).

El hijo de Bakíev, Maxim, intentó contrarrestar la propaganda opositora abriendo una cuenta en LiveJournal, con comentarios en defensa del régimen, pero ya era demasiado tarde.

Una de las ventajas de los mensajes twitter, que no pueden tener más de 140 caracteres, es que son muy difíciles de controlar para las autoridades, ya que pueden ser enviados y recibidos en diferentes soportes.

A diferencia de lo que pasaba hace unos años, las autoridades de estos países, aunque el número de internautas sea aún minoritario, encuentran ahora muchas más dificultades para encubrir las violaciones de los derechos humanos.

Otro república ex soviética, Moldavia, la única donde los comunistas recuperaron el poder, también fue escenario de un amago de “revolución twitter” en abril de 2009.

Bastó con que una periodista con agallas aficionada a las nuevas tecnologías, Natalia Morar, comenzará a enviar mensajes twitter y de texto para congregar a miles de personas en el centro de Chisinau al día siguiente de los comicios generales para denunciar el fraude electoral.

“Seis amigos. Diez minutos de creatividad y acción. Unas pocas horas de información en redes, twitter, facebook, blogs y mensajes de texto. Todo por internet. Y a la calle salieron 15.000 personas”, relató.

Las protestas, que desembocaron en violentos disturbios, no lograron derrocar a los comunistas, pero sí allanaron el camino para que los partidos democráticos se hicieran con el poder, tras lograr la mayoría en las elecciones anticipadas de julio de ese año.

El eslogan digital que identificaba los mensajes era “pman” (Piata Marii Adunari Nationale o La Plaza de la Gran Asamblea Nacional), el lugar de reunión para las manifestaciones anticomunistas.

En la prehistoria digital parecen quedar ahora los intercambios de mensajes de texto entre los ucranianos durante la Revolución Naranja de finales de 2004, que fue televisada en directo a todo el mundo.

Aprendida la lección ucraniana, el KGB bielorruso bloqueó los servicios de telefonía móvil durante las manifestaciones opositoras contra el fraude, tras las elecciones presidenciales de marzo de 2006.

Entonces, los servicios secretos bielorrusos sí lograron reducir al mínimo la presencia de opositores en el centro de Minsk tras el cierre de los colegios.

Pero ¿lo lograrán en 2011 cuando el presidente bielorruso Alexandr Lukashenko -considerado el último dictador de Europa- se presente a la reelección y los opositores recurran a twitter?. EFE

Fuente: ABC.es



Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 234 seguidores

Sigueme

abril 2010
L M X J V S D
« Mar   May »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

A %d blogueros les gusta esto: